La sangre de Dios, la mano guiada por El Creador, y la voz del pueblo:

Escultura “El laureado con el Premio Nobel, Poeta mexicano Octavio Paz”

Por: Abraham Padilla.

*Todas las imágenes proporcionadas por Grigory Pototsky, y propiedad de él.

Grigory Pototsky (Óblast de Kurgán, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, 1954) es uno de los artistas plásticos rusos más importantes en la actualidad, y quizás de la historia. Nacido en un campo de concentración estalinista (GULAG) en donde sus padres estaban recluidos como presos políticos, toda su vida y su obra (que son inseparables) son un canto al espíritu humano. Superados sus duros orígenes, enfermedades, situaciones sociales, y otros obstáculos, Pototsky logró  dedicar su existencia al arte, y convertirse en un académico de la Academia de Artes de Rusia. Ha instalado más de ciento cincuenta monumentos en cincuenta países, y sobre él se han escrito libros y se han realizado películas; por su trabajo ha sido premiado con medallas, órdenes honoríficas y diplomas, pero, según sus propias palabras, “…nada de eso es importante: Solo el tiempo juzgará hasta dónde ha sido digno al artista.”. Fundador y Director de la Academia Internacional de la Bondad, una institución que, entre otras cosas, busca la integración de las naciones y la fraternidad de los pueblos a través del arte, el Maestro Pototsky, en entrevista exclusiva para la revista Moldeo y Fundición, habla de su escultura en Moscú, Rusia, del hasta ahora único Premio Nobel de Literatura mexicano, y de su propia y particular visión del arte.

 

“…El mexicano, como todos los hombres, al servirse de las circunstancias las convierte en materia plástica y se funde a ellas. Al esculpirlas, se esculpe… El mexicano no quiere o no se atreve a ser él mismo… La Historia tiene la realidad atroz de una pesadilla; la grandeza del hombre consiste en hacer obras hermosas y durables con la sustancia real de esa pesadilla. O dicho de otro modo; transfigurar la pesadilla en visión, liberarnos, así sea por un instante, de la realidad disforme por medio de la creación…”.

“El laberinto de la soledad”.

Octavio Paz.

Revista Moldeo y Fundición (MyF): Cuéntenos del Monumento “El laureado con el Premio Nobel, Poeta mexicano Octavio Paz”.

 

Grigory Pototsky (GP): Las medidas de la escultura son aproximadamente 62 cm de altura, por 33 cm de ancho, y 31 cm de profundidad; está ubicada en el vestíbulo principal del Instituto Cervantes de Moscú, en el Boulevard Novinsky 20-A, Edificio 1 y 2, en la capital de Rusia.

 

MyF: ¿Qué materiales utilizó usted para realizar esta obra, y cuál fue el proceso técnico?

 

GP: Utilicé bronce, porque es más fácil traducir el retrato psicológico en él, crear la imagen del pensador, transmitir el intelecto y lograr la mayor expresividad. Esculpir el retrato es más decorativo y generalizado. Por eso prefiero el bronce. Lo más difícil fue encontrar una idea de la imagen, sentir el estado del alma del héroe, transmitir la hondura de su personalidad. Esto sucede en el proceso de modelado del busto en arcilla, es necesario no esculpir el ojo, sino la mirada; y cuando esculpes un rostro, necesitas moldear no la piel y los huesos que hay bajo de él, sino transmitir su sentido de la vida y el pensamiento que en él late. Cuando la obra está hecha en material suave, se la entrego a los técnicos de moldeo, quienes realizan un modelo de cera, el cual yo detallo llevándolo a la perfección; los moldeadores realizan nuevamente un molde para metal y vaciamos el bronce. Cuando se moldea en bronce, se necesita acuñar y patinarse, después de lo cual la obra queda lista. Lo más difícil es forzar al material inerte (la arcilla y el bronce), hacerlos que empiecen a respirar de forma tal que la vida comience a latir en ellos; sin embargo, esto solo es posible cuando se es un genio.

MyF: Por supuesto sin buscar que nos revele secretos profesionales, ¿nos podría hablar de algún truco técnico en cuanto al manejo de los materiales durante el proceso de realización?

 

GP: No uso ningún secreto o truco técnico, no estoy interesado en la destreza, no gano al decir que puedo hacer cosas que nadie más puede, sino que gano al buscar que mi mano sea guiada por Dios, y que no soy yo quien crea: que es El Creador quien está creando a través de mi mano.

MyF: Dado que se trata de una obra colocada en un espacio público, a la intemperie, ¿qué tratamientos le ha dado técnicamente para su conservación y preservación?

 

GP: Al final del proceso uso pátina y recubrimiento con cera.

 

“…’El laberinto de la soledad’ obra cumbre de Octavio Paz, es quizás el análisis más honesto y profundo del espíritu mexicano (que al mismo tiempo es el espíritu universal), de sus internas crisis de cara al universo. Para comprender mejor este libro, quizás hay que saber que el autor experimentó desde su infancia esas poderosas contradicciones cuya esencia plasmaría en su obra: educado en casa por su abuelo, un reconocido masón, académicamente asistía a escuelas religiosas; profundo mexicanista, tuvo que pasar largas estadías en Estados Unidos; a medio camino entre la prosa y la poesía, lo mismo disfrutaba a autores en español que en otros idiomas; profundo intelectual, partió a la Guerra Civil Española a combatir al fascismo; convencido izquierdista, mientras la derecha lo acusaba de comunista, los comunistas lo tildaban de antirrevolucionario; incorporado a la diplomacia mexicana, lo mismo renuncia a su rol de embajador de México en la India debido a la matanza de estudiantes de 1968, que denuncia los abusos de los regímenes comunistas. El Premio Nobel de Literatura se le concede en 1990 inesperadamente, pues nunca un escritor en lengua española había sido laureado luego de que un año antes otro autor en español lo hubiese sido. Octavio Paz trasciende a las creencias, a la nacionalidad, al estilo, a las influencias, a las ideologías, a los oficios, a los idiomas, a las crisis mismas, y se hace universal…”.

Abraham Padilla, “El Burro Que Escribe”.

MyF: ¿Podría, por favor, describirnos su obra?

 

GP: Es un cúmulo de energía de contenido intelectual, una matriz de una imagen espiritual que la humanidad ha alcanzado en sus mejores representantes.

 

MyF: ¿Cómo juega el tiempo para usted al momento de realizar sus obras?

 

GP: Cuando te sientes y estás en un estado de inspiración, todo sucede a la velocidad de la luz. Bajo las manos de una obra que se da a luz a sí misma en literalmente el tiempo de dos horas, como si las mismas manos mirasen y sintiesen, mis obras son nacidas. Es un alumbramiento, no un trabajo, el cual es “hecho”. No tiene nada qué ver con la destreza, no tiene nada qué ver con la habilidad de hacer. Cada vez que inicio una nueva creación, es como si yo no supiese nada, y no supiese cómo hacerlo.

 

MyF: ¿Cuál ha sido su inspiración para esta escultura?

 

GP: El amor de México que nos mantenía unidos, el cual se convirtió en la musa que me ayudó a crear una obra, de la misma forma que el trabajo del Poeta.

 

MyF: ¿Cómo logró diseñar o modelar una escultura de alguien quien falleció casi veinte años antes?

 

GP: Cada artista posee sus propias peculiaridades. A veces unas pocas líneas de palabras son suficientes para mí, y con una buena foto poseo la sensación de que el poeta está en frente, posando para mí, y, más aún, que se comunica conmigo, que responde mis preguntas y que incluso se responde algo a sí mismo. Es una especie de misticismo, todo está envuelto en misterio, y ya una realidad emerge en la forma de una escultura.

 

MyF: La escultura está situada en el lugar más importante para la lengua española en Rusia, y la escultura representa a uno de los más importantes escritores en lengua española, ¿qué significa esto para usted?

 

GP: Ciertamente es maravilloso que esté situada en el Colegio Cervantes, en donde la gente está aprendiendo español y puede ver cómo este bello lenguaje forja personas nobles y hermosas, de las que un ejemplo es Octavio Paz. Estoy feliz de que mi otra escultura de Octavio Paz esté localizada en Isla Mujeres, México, montada sobre un alto pedestal, y el total de su altura se acerque a los dos metros y medio. Esta obra está situada en la calle, y a miles de mexicanos quienes caminan frente a ella les gusta porque Octavio Paz es una parte de su alma.

 

MyF: ¿Por qué eligió plasmar a Octavio Paz en esa etapa de la vida del escritor, ya maduro?

 

GP: Cuando esculpo la obra, trato de transmitir ese apogeo que el Poeta ha alcanzado, su madurez, para comunicar la total profundidad de su carácter, toda su energía y su fuerza interior.

MyF: ¿Qué de Octavio Paz y su mundo literario está materializado en la escultura que usted realizó?

 

GP: ¿Cuál es el significado de la vida? El sendero a la paz sobre la Tierra, el amor a la humanidad: El amor es el significado de la vida.

 

MyF: ¿Qué parte de usted como artista, en relación con Octavio Paz como escritor y como persona, queda materializado en esta escultura? ¿Qué significa Octavio Paz para usted?

 

GP: Una persona tan grande como Octavio Paz es el pináculo de la humanidad, por lo que el escultor debe ascender a otra cumbre más alta de forma que pueda, adecuadamente y al nivel, crear una imagen. Por tanto, al crear una gran imagen, tú mismo logras crecer.

 

MyF: ¿Cómo fue usted elegido para realizar esta escultura, y por qué decidió realizarla?

 

GP: Sucede que he instalado siete monumentos en México, y el Embajador me pidió crear una imagen de Octavio Paz. No, no se trató de una orden. Las esculturas se moldearon con mis propios recursos, y fueron presentadas como un regalo para Moscú y México. Creo que encontrar un patrocinador para crear una imagen de un poeta es extremadamente difícil. Estoy agradecido por ayudar a colocar los monumentos en Moscú y en México.

 

MyF: ¿Qué elementos distintivos del estilo de usted va a encontrar el visitante en esta obra?

 

GP: La característica principal es el sentido de la vida, y la elevada fuerza espiritual

 

MyF: A pesar de la distancia, México y Rusia tienen históricamente una gran relación, incluso mejor que con otros países geográficamente más cercanos. México fue el primer país en América en reconocer a la URSS; y la cooperación económica, tecnológica, educativa y cultural siempre han sido buenas. Son famosas las presencias de Trotski, Mayakovski, y Eisenstein en México, y de Toledano, Rivera, y Siqueiros en Rusia. Es célebre la figura del Bolshoi en México, y de Zapata en Rusia. En su opinión, ¿qué significan Octavio Paz y México para Rusia?

 

GP: México y Rusia son igualmente conscientes de que una persona es solo una persona cuando es bondadosa. La bondad es el principal criterio moral de las dos naciones. Solamente con la ayuda de la bondad todos los problemas pueden ser resueltos. Entendemos igualmente la falsedad de las leyes que son adoptadas ya sea bajo la presión de la violencia o del engaño. El escritor es la voz del pueblo. Como en Rusia, un poeta es más que un poeta, y en México, el papel de un escritor, un poeta, es enorme: le da forma a las ideas de la gente acerca del mundo y de cómo conducirse en él.

 

MyF: Usted ha hecho varias esculturas para distintas ciudades de México, ¿qué significa México para usted?

 

GP: México es la tierra de las civilizaciones más antiguas, la cultura maya alcanzó tales niveles de desarrollo que, probablemente, nuestra modernidad todavía no conoce: es un verdadero guardián de secretos, México es un misterio. México es inusualmente sincero y abierto, así como algo arrojado como lo son los rusos. La canción y el baile mexicano, como los rusos, poseen profundas raíces nacionales. Tenemos muchas más cosas en común que diferencias, y, una vez enamorado de México, uno no puede jamás olvidarlo.

MyF: ¿Cómo considera usted que la relación (especialmente tecnológica) entre México y Rusia se puede estrechar, y qué papel juega el arte en este estrechamiento?

 

GP: Nuestras relaciones son muy importantes, y es necesario usar cualquier medio para el entendimiento y la comprensión mutua. Era muy importante que tuviésemos una conexión directa entre los aeropuertos, necesitamos abrir más rutas para las aeronaves. Sería muy bueno que la comunicación telefónica entre ambas naciones fuese más económica; y, en general, sería fantástico que los artistas rusos fuesen invitados a realizar exhibiciones en México, así como los artistas mexicanos en Rusia. Y, por supuesto, es un milagro cuando los escultores instalan sus obras.

 

MyF: Nuestra revista es eminentemente técnica, en gran medida; para nosotros, los metales tienen preponderantemente una aplicación técnica e industrial, ¿qué nos puede platicar a todos quienes tenemos esa visión de la que le hablo, acerca de la aplicación artística del metal?

 

GP: El metal es la sangre de Dios, y gracias a ese metal es posible crear invaluables obras de arte, y también recibir energía, electricidad. Debe recordarse que un sólido se convierte en líquido a altas temperaturas, y eso es lo que sucede cuando pueden nacer nuevos objetos que son necesarios para la sociedad y la vida humana.

 

MyF: Por favor, envíe un saludo y un mensaje a sus lectores en México de la Sociedad Mexicana de Fundidores A. C.

 

GP: Primeramente, quiero agradecerles por el honor de realizar esta entrevista y por la oportunidad de hablar con ustedes, y transmitirles a todos el amor por su magnífico país, por su gran Historia; comunicarles toda mi admiración por la pureza y la pasión del alma que sostiene a su pueblo, por sus cantos, por su resplandeciente danza, por su enorme hospitalidad, gracias a todo lo cual, la Rivera Maya, a lo largo del Mar Caribe, se ha vuelto el sitio más visitado del mundo. Ha sido un placer, ¡muchas gracias por la entrevista!   

        El Maestro Pototsky busca, a través de su Academia Internacional de la Bondad, y otra obra de su creación, “Diente de león” estrechar todavía más a México con Rusia y todos los pueblos del mundo. Siga a la revista Moldeo y Fundición, y todas las redes sociales de la Sociedad  Mexicana de Fundidores para tener más noticias de este proyecto.

Conozca más de la obra de Grigory Pototsky ingresando a www.pototsky.ru/en/

 

Esta entrevista fue publicada originalmente en el número 247 de la revista Moldeo y Fundición.

¡Suscríbase y reciba esta publicación con más de cuarenta años de existencia, y reciba información de la industria, artículos técnicos, consejos de expertos, cultura, y todo lo que el fundidor debe saber acerca de la fundición! Llame ahora al 55 5912 99 67 y 55 5912 5609, o escriba a info@smfac.org.mx